tecnología china podría interrumpir las comunicaciones del arsenal nuclear de EE.UU.


(CNN) — Sobre papel, parecía un trato fantástico. En 2017, el gobierno chino ofreció gastar US$ 100 millones para construir un jardín chino ornamentado en el National Arboretum en la ciudad de Washington. Formado por templos, pabellones y una pagoda blanca de 21 metros (70 pies), el proyecto entusiasmó a los funcionarios locales, quienes esperaban que atrajera a miles de turistas cada año.

Pero cuando los funcionarios de contrainteligencia de EE.UU. comenzaron a investigar los detalles, encontraron numerosas señales de alerta. Señalaron que la pagoda se habría colocado estratégicamente en uno de los puntos más altos de la ciudad de Washington, a solo 3 kilómetros (2 millas) del Capitolio de EE.UU., un lugar perfecto para la recopilación de inteligencia de señales, dijeron a CNN varias fuentes familiarizadas con el episodio.

También fue alarmante que los funcionarios chinos quisieran construir la pagoda con materiales enviados a EE.UU. en valijas diplomáticas, que los funcionarios de aduanas de EE.UU. tienen prohibido examinar, dijeron las fuentes.

Los funcionarios federales aplacaron silenciosamente el proyecto antes de que comenzara la construcción.

El jardín cancelado es parte de un frenesí de actividad de contrainteligencia del FBI y otras agencias federales centradas en lo que los funcionarios de seguridad estadounidenses dicen que ha sido una escalada dramática del espionaje chino en suelo estadounidense durante la última década.

Desde al menos 2017, los funcionarios federales han investigado las compras de tierras chinas cerca de infraestructura crítica, cerraron un consulado regional de alto perfil que el gobierno de EE.UU. creía que era un semillero de espías chinos y obstruyó lo que vieron como claros esfuerzos para colocar dispositivos de escucha cerca de instalaciones militares y gubernamentales sensibles.

Entre las cosas más alarmantes que descubrió el FBI se relaciona con el equipo Huawei de fabricación china en la cima de las torres de telefonía celular cerca de las bases militares de EE.UU. en el medio oeste rural. Según múltiples fuentes familiarizadas con el asunto, el FBI determinó que el equipo era capaz de capturar e interrumpir comunicaciones altamente restringidas del Departamento de Defensa, incluidas las utilizadas por el Comando Estratégico de EE.UU., que supervisa las armas nucleares del país.

Pese a que son bien conocidas las preocupaciones generales sobre los equipos de Huawei cerca de las instalaciones militares de EE.UU., nunca se informó sobre la existencia de esta investigación y sus hallazgos. Sus orígenes se remontan al menos a la administración Obama. Más de una docena de fuentes lo describieron a CNN, incluidos funcionarios de seguridad nacional actuales y anteriores, quienes hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a hablar en público.

La Base de la Fuerza Aérea FE Warren, una base estratégica de misiles, está ubicada en Cheyenne, Wyoming, un área cerca de una gran cantidad de torres de telefonía celular que utilizan equipos Huawei. Fuente: De la Base de la Fuerza Aérea F.E. Warren/Facebook

No está claro si la comunidad de inteligencia determinó si los datos fueron realmente interceptados y enviados a Beijing desde estas torres. Fuentes familiarizadas con el tema dicen que, desde un punto de vista técnico, es increíblemente difícil probar que un paquete de datos determinado fue robado y enviado al extranjero.

El gobierno de China niega rotundamente cualquier intento de espiar a Estados Unidos. Huawei, en un comunicado a CNN, también negó que su equipo sea capaz de operar en cualquier espectro de comunicaciones asignado al Departamento de Defensa.

Pero varias fuentes familiarizadas con la investigación le dijeron a CNN que no hay duda de que el equipo de Huawei tiene la capacidad de interceptar no solo el tráfico celular comercial, sino también las ondas de aire altamente restringidas utilizadas por los militares e interrumpir las comunicaciones críticas del Comando Estratégico de EE.UU., dando al gobierno chino una ventana potencial al arsenal nuclear de Estados Unidos.

“Esto entra en algunas de las cosas más delicadas que hacemos”, dijo un exfuncionario del FBI con conocimiento de la investigación. “Afectaría nuestra capacidad de mando y control esencialmente con la tríada nuclear. Eso entra en la categoría ‘BFD'”.

“Si es posible que eso se interrumpa, entonces es un día muy malo”, agregó esta persona.

Convirtiendo palomas en halcones

Exfuncionarios describieron los hallazgos de la investigación como un momento decisivo. La investigación fue tan secreta que algunos altos funcionarios de la Casa Blanca y otras partes del gobierno no fueron informados de su existencia hasta 2019, según dos fuentes familiarizadas con el asunto.

Ese otoño, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) inició una regla que efectivamente prohibía a las pequeñas empresas de telecomunicaciones usar Huawei y algunas otras marcas de equipos fabricados en China. “La existencia de la investigación al más alto nivel convirtió a algunas palomas en halcones”, dijo un exfuncionario estadounidense.

En 2020, el Congreso aprobó US$ 1.900 millones para eliminar la tecnología celular Huawei y ZTE de fabricación china en amplias franjas de las zonas rurales de Estados Unidos.

Pero dos años después, ninguno de esos equipos ha sido retirado y las empresas de telecomunicaciones rurales todavía están esperando el dinero del reembolso federal. La FCC recibió solicitudes para retirar unas 24.000 piezas de equipos de comunicaciones fabricados en China, pero según una actualización de la comisión del 15 de julio, le faltan más de US$ 3.000 millones del dinero que necesita para reembolsar a todas las empresas elegibles.

A falta de más dinero del Congreso, la FCC dice que planea comenzar a reembolsar a las empresas aprobadas alrededor del 40% de los costos de retirar los equipos de Huawei. La FCC no especificó un plazo sobre cuándo se desembolsará el dinero.

A fines de 2020, el Departamento de Justicia remitió sus preocupaciones de seguridad nacional sobre el equipo de Huawei al Departamento de Comercio y proporcionó información sobre dónde se encontraba el equipo en EE.UU., dijo a CNN un ex alto funcionario de las fuerzas del orden de Estados Unidos.

Después de que la administración de Biden asumiera el cargo en 2021, el Departamento de Comercio abrió su propia investigación sobre Huawei para determinar si se necesitaban medidas más urgentes para eliminar al proveedor de tecnología chino de las redes de telecomunicaciones de EE.UU., dijo el exfuncionario policial y actual alto funcionario.

Esa investigación ha avanzado lentamente y está en curso, dijo el actual funcionario estadounidense. Entre las preocupaciones que señalaron los funcionarios de seguridad nacional estaba que la comunicación externa del equipo Huawei que ocurre cuando se actualiza el software, por ejemplo, podría ser explotada por el gobierno chino.

Dependiendo de lo que descubra el Departamento de Comercio, los operadores de telecomunicaciones de EE.UU. podrían verse obligados a retirar rápidamente el equipo de Huawei o enfrentar multas u otras sanciones.

Reuters reportó por primera vez sobre la existencia de la investigación del Departamento de Comercio.

“No podemos confirmar ni negar las investigaciones en curso, pero estamos comprometidos a asegurar nuestra cadena de suministro de servicios y tecnología de la información y las comunicaciones. Proteger la seguridad de las personas estadounidenses contra la recopilación de información maligna es vital para proteger nuestra economía y seguridad nacional”, dijo un portavoz del Departamento de Comercio.

La red de Triangle Communication Systems está equipada en parte por Huawei, según los documentos de ingeniería presentados a la FCC. Sus torres están parcialmente dispersas entre campos de misiles.

Recientemente, los funcionarios de contrainteligencia de EE.UU. dieron prioridad a la publicidad de las amenazas de China. Este mes, el Centro Nacional de Seguridad y Contrainteligencia de EE.UU. emitió una advertencia a las empresas estadounidenses y a los gobiernos locales y estatales sobre lo que dice son esfuerzos encubiertos de China para manipularlos e influir en la política estadounidense.

El director del FBI, Christopher Wray, acaba de viajar a Londres para asistir a una reunión conjunta con altos funcionarios policiales británicos para llamar la atención sobre las amenazas chinas.

En una entrevista exclusiva con CNN, Wray dijo que el FBI abre una nueva investigación de contrainteligencia de China cada 12 horas.

“Probablemente se trate de unas 2.000 investigaciones”, indicó Wray. “Y eso ni siquiera habla de su robo cibernético, donde tienen un programa de piratería más grande que el de todas las demás naciones importantes juntas, y han robado más datos personales y corporativos de los estadounidenses que todas las naciones juntas”.

Cuando se le preguntó por qué después de años de preocupaciones de seguridad nacional planteadas sobre Huawei, el equipo todavía está en gran parte en la parte superior de las torres de telefonía celular cerca de las bases militares de EE.UU., Wray dijo que, “Nos preocupa permitir que cualquier empresa que esté en deuda con un Estado nación que no se adhiera a nuestros valores ni los comparta, dándole a esa empresa la capacidad de meterse en nuestra infraestructura de telecomunicaciones”.

Señaló que en 2020, el Departamento de Justicia acusó a Huawei de conspiración de crimen organizado y conspiración para robar secretos comerciales.

“Y creo que eso es probablemente todo lo que puedo decir sobre el tema”, afirmó Wray.

Los críticos ven una extralimitación xenófoba

A pesar de su duro discurso, la negativa del gobierno de EE.UU. a proporcionar evidencia para respaldar sus afirmaciones de que la tecnología de Huawei representa un riesgo para la seguridad nacional de EE.UU. ha llevado a algunos críticos a acusarlo de extralimitación xenófoba. La falta de evidencia incriminatoria también plantea dudas sobre si los funcionarios estadounidenses pueden separar la inversión china legítima del espionaje.

“Todos nuestros productos importados a EE.UU. han sido probados y certificados por la FCC antes de implementarse allí”, dijo Huawei en su declaración a CNN. “Nuestro equipo solo opera en el espectro asignado por la FCC para uso comercial. Esto significa que no puede acceder a ningún espectro asignado al DOD”.

“Durante más de 30 años, Huawei ha mantenido un historial comprobado en seguridad cibernética y nunca hemos estado involucrados en ningún incidente malicioso de seguridad cibernética”, dice el comunicado.

En su afán por detectar pruebas de espionaje chino, los críticos argumentan que los federales han tendido una red demasiado amplia, en particular en lo que se refiere a las instituciones académicas. En un caso reciente de alto perfil, un juez federal absolvió a un exprofesor de ingeniería de la Universidad de Tennessee a quien el Departamento de Justicia había procesado bajo su llamada Iniciativa China dirigida al espionaje chino, argumentando que “no se presentó evidencia de que [el profesor] alguna vez colaboró con una universidad china en la realización de investigaciones financiadas por la NASA”.

Y el 20 de enero, el Departamento de Justicia desestimó un caso separado contra un profesor del MIT acusado de ocultar sus vínculos con China, diciendo que ya no podía probar su caso. En febrero, la administración Biden cerró por completo la Iniciativa China.

La reticencia del gobierno federal en múltiples administraciones a detallar lo que sabe ha llevado a algunos críticos a acusar al gobierno de perseguir fantasmas.

“Todo se reduce a: ¿tratas a China como un actor neutral? Porque si tratas a China como un actor neutral, entonces sí, esto parece una locura, que hay un complot detrás de cada árbol”, dijo Anna Puglisi, investigadora principal del Centro de Seguridad y Tecnología Emergente de la Universidad de Georgetown. “Sin embargo, China nos ha demostrado a través de sus políticas y acciones que no es un actor neutral”.

Tecnología china en el corazón de Estados Unidos

En el gobierno de Obama, los agentes del FBI estaban vigilaron un patrón inquietante a lo largo de los tramos de la Interestatal 25 en Colorado y Montana, y en las arterias hacia Nebraska. El muy transitado corredor conecta algunas de las instalaciones militares más secretas de EE.UU., incluido un archipiélago de silos de misiles nucleares.

Durante años, los pequeños proveedores de telecomunicaciones rurales habían estado instalando enrutadores más baratos fabricados en China y otras tecnologías en la parte superior de las torres de telefonía celular a lo largo de la I-25 y en otras partes de la región. En gran parte de estas franjas escasamente pobladas del oeste, estos operadores más pequeños son la única opción para la cobertura celular. Y muchos de ellos recurrieron a Huawei en busca de equipos más económicos y confiables.

A partir de fines de 2011, Viaero, el proveedor regional más grande del área, firmó un contrato con Huawei para proporcionar el equipo para su actualización a 3G. Una década después, tiene la tecnología de Huawei instalada en toda su flota de torres, aproximadamente 1.000 repartidas en cinco estados del oeste.

A medida que los equipos de Huawei comenzaron a proliferar cerca de las bases militares de EE.UU., los investigadores federales comenzaron a tomar nota, dijeron a CNN fuentes familiarizadas con el asunto. De particular preocupación fue que Huawei vendía habitualmente equipos baratos a proveedores rurales en casos que parecían no ser rentables para Huawei, pero que colocaban sus equipos cerca de activos militares.

Los investigadores federales inicialmente comenzaron a “examinar [a Huawei] menos desde un punto de vista técnico y más desde una perspectiva comercial/financiera”, explicó John Lenkart, un exagente sénior del FBI centrado en cuestiones de contrainteligencia relacionadas con China. Los funcionarios estudiaron dónde se concentraron más los esfuerzos de ventas de Huawei y buscaron acuerdos que “no tenían sentido desde la perspectiva del retorno de la inversión”, dijo Lenkart.

“Se descubrieron muchas preocupaciones [de contrainteligencia] basadas en” esas búsquedas, indicó Lenkart.

Al examinar la tecnología de Huawei ellos mismos, los investigadores del FBI determinaron que podía reconocer e interrumpir las comunicaciones del espectro DOD, a pesar de que había sido certificado por la FCC, según una fuente familiarizada con la investigación.

“Técnicamente no es difícil hacer un dispositivo que cumpla con la FCC que escuche bandas no públicas, pero que luego espere tranquilamente algún disparador de activación para escuchar otras bandas”, dijo Eduardo Rojas, quien dirige el laboratorio de espectro de radio en la Universidad Aeronáutica Embry-Riddle en Florida. “Técnicamente, es factible”.

Para demostrar que un dispositivo tenía capacidades clandestinas, dijo Rojas, se requerirían expertos técnicos para desmantelar un dispositivo “hasta el nivel de semiconductores” y “hacer ingeniería inversa del diseño”. Pero, dijo, se puede hacer.

Y había otra gran preocupación a lo largo de la I-25, según fuentes familiarizadas con la investigación.

Cámaras meteorológicas despiertan preocupaciones

Alrededor de 2014, Viaero comenzó a instalar cámaras de vigilancia de alta definición en sus torres para transmitir en vivo el tiempo y el tráfico, un servicio público que compartió con las organizaciones de noticias locales. Con docenas de cámaras colocadas arriba y abajo de la I-25, las cámaras brindaron una vista panorámica del tráfico y el clima entrante las 24 horas del día, los 7 días de la semana, e incluso brindaron advertencias anticipadas de tornados.

Pero también capturaban inadvertidamente el movimiento del equipo y el personal militar de EE.UU., lo que le dio a Beijing —o a cualquiera— la capacidad de rastrear el patrón de actividad entre una serie de instalaciones militares estrechamente custodiadas.

La comunidad de inteligencia determinó que las transmisiones en vivo públicas estaban siendo vistas y probablemente capturadas desde China, según tres fuentes familiarizadas con el asunto. Dos fuentes informadas sobre la investigación en ese momento dijeron que los funcionarios creían que era posible que el servicio de inteligencia de Beijing se “encargaba” de las cámaras: hackeando la red y controlando hacia dónde apuntaban. Al menos algunas de las cámaras en cuestión se ejecutaban en las redes de Huawei.

El CEO de Viaero, Frank DiRico, dijo que nunca se le ocurrió que las cámaras podrían ser un riesgo para la seguridad nacional.

“Hay muchos silos de misiles en las áreas que cubrimos. Hay algo de presencia militar”, dijo DiRico en una entrevista desde su oficina de Colorado. Pero, dijo, “nunca me dijeron que quitara el equipo o que hiciera algún cambio”.

De hecho, DiRico se enteró por primera vez de las preocupaciones del gobierno sobre los equipos de Huawei a través de artículos periodísticos —no del FBI— y dice que nunca se le informó sobre el asunto.

DiRico no cuestiona la insistencia del gobierno de que necesita retirar el equipo de Huawei, pero se muestra escéptico de que los servicios de inteligencia de China puedan explotar el hardware de Huawei o el equipo de cámara.

“Supervisamos bastante bien nuestra red”, afirmó DiRico, y agregó que Viaero se hizo cargo del soporte y mantenimiento de sus propias redes de Huawei poco después de la instalación. “Creemos que tenemos una idea bastante buena si es que está pasando algo que es inapropiado”.

Recorriendo el país en busca de inversiones chinas

Cuando se informó a la Casa Blanca de la investigación I-25 en 2019, los funcionarios de contrainteligencia comenzaron a buscar otros lugares donde las empresas chinas podrían estar comprando terrenos u ofreciendo desarrollar una propiedad municipal, como un parque o una antigua fábrica, a veces como parte de un acuerdo de “ciudad hermana”.

En un caso, los funcionarios cerraron lo que creían que era un acuerdo comercial arriesgado cerca de instalaciones de pruebas militares altamente sensibles en Utah poco después del comienzo de la investigación I-25, según un exfuncionario estadounidense. El ejército tiene un campo de prueba y entrenamiento para armas hipersónicas en Utah, entre otras cosas. Las fuentes se negaron a proporcionar más detalles.

Los funcionarios federales también estaban alarmados por lo que las fuentes describieron como una serie de actividades de espionaje e influencia en Houston y, en 2020, cerraron el consulado de China allí.

El Fiscal Federal para el Distrito Este de Nueva York, Richard P. Donoghue, anuncia las acusaciones contra Huawei Technologies Co Ltd de China, varias de sus subsidiarias y su directora financiera Meng Wanzhou el 28 de enero de 2019.

Bill Evanina, quien hasta principios del año pasado dirigió el Centro Nacional de Seguridad y Contrainteligencia, le dijo a CNN que a veces puede ser difícil diferenciar entre una oportunidad comercial legítima y el espionaje, en parte porque ambos pueden estar ocurriendo al mismo tiempo.

“Lo que hemos visto es que compañías legítimas que están tres veces alejadas de Beijing compran [una] instalación por razones lógicas obvias, sin saber lo que el aparato de inteligencia [chino] quiere en esa parcela [de tierra]”, dijo Evanina. “Lo que hemos visto recientemente, ha sido lo que hay debajo de la tierra”.

“La parte difícil es que ese es un negocio legítimo, y ¿qué ciudad o pueblo no va a querer tomar ese dinero por esa tierra cuando simplemente permanece allí sin hacer nada?” añadió.

Un problema complicado

Después de que los resultados de la investigación I-25 fueran informados a la Casa Blanca de Trump en 2019, la FCC ordenó que las empresas de telecomunicaciones que reciben subsidios federales para brindar servicio celular a áreas remotas —empresas como Viaero— deben “quitar y reemplazar” su tecnología Huawei y ZTE.

Desde entonces, la FCC ha dicho que el costo podría ser más del doble de los US$ 1.900 millones asignados en 2020 y, en ausencia de una asignación adicional del Congreso, la agencia solo planea reembolsar a las empresas una fracción de sus costos.

Dado el asombroso riesgo estratégico, dijo Lenkart, “quitar y reemplazar es una remediación muy contundente e ineficiente”.

DiRico, el CEO de Viaero, señaló que el costo de “eliminar y reemplazar” es astronómico y que no espera que el dinero del reembolso sea suficiente para pagar el cambio. Según la FCC, se espera que Viaero reciba menos de la mitad de la financiación que realmente le corresponde. Aún así, espera comenzar a retirar el equipo dentro del próximo año.

“Es difícil y es mucho dinero”, aseguró DiRico.

Algunos exfuncionarios de contrainteligencia expresaron su frustración porque el gobierno de EE.UU. no proporciona detalles más granulares sobre lo que sabe a las empresas, o a las ciudades y estados que están considerando una propuesta de inversión china. Creen que ese tipo de detalles no solo ayudaría a la industria privada y a los gobiernos estatales y locales a comprender la gravedad de la amenaza tal como la ven, sino también ayuda a combatir las críticas de que el gobierno de EE UU. tiene como objetivo a las empresas y personas chinas, en lugar del espionaje estatal chino.

“Este gobierno tiene que hacer un mejor trabajo para que todos sepan que este es un problema del Partido Comunista, no es un problema del pueblo chino”, dijo Evanina. “Y seré el primero en decir que el gobierno tiene que hacerlo mejor con respecto a la comprensión de que las intenciones del Partido Comunista no son las mismas intenciones del pueblo chino”.

Un funcionario actual del FBI dijo que la oficina brindará más informes defensivos a empresas, instituciones académicas y gobiernos estatales y locales de EE.UU. que incluyen muchos más detalles que en el pasado, pero los funcionarios aún libran una batalla cuesta arriba.

“A veces siento que somos un salvavidas que se acerca a una persona que se está ahogando y no quieren nuestra ayuda”, comentó el actual funcionario del FBI. No obstante, esta persona dijo: “Creo que a veces nosotros [el FBI] decimos ‘la amenaza de China’ y damos por sentado lo que todo eso significa en nuestra cabeza. Y significa algo más para las personas a las que se lo estamos entregando”.

“Creo que solo debemos tener más cuidado con la forma en que hablamos al respecto y educar a la gente sobre por qué estamos haciendo lo que estamos haciendo”.

Mientras tanto, el programa “eliminar y reemplazar” sigue siendo ferozmente controvertido.

“No va a ser fácil”, dijo DiRico. “Voy a estar desvelado preocupándome por eso, pero haremos lo que nos digan”.

Sean Lyngaas de CNN contribuyó a este reporte.



Source link