Para derrotar a DeSantis, demócratas de Florida se unen a Charlie Crist


(CNN) — Quince minutos después de una misa dominical reciente, un hombre con un elegante traje a rayas, cabello blanco peinado y una mascarilla desechable azul caminó hasta la primera fila de la iglesia The Fountain y comenzó a asentir con la cabeza al ritmo de una banda de gospel contemporánea en vivo y ruidosa.

“¿Ese es Charlie Crist?” susurró Virginia McNair, una jubilada local, desde unas filas atrás en esta iglesia predominantemente negra. “Mi favorito.”

Era Charlie Crist, ese enigma perdurable e instantáneamente reconocible de la política de Florida, en su elemento: la campaña. A los 65 años, Crist, que actualmente cumple su tercer mandato en la Cámara de Representantes de EE.UU., se postula para gobernador, un trabajo que ganó por primera vez en 2006 como republicano, y lo dejó después de perder una carrera por el Senado de EE.UU. en 2010 como independiente, y no pudo volver a ganar en 2014 como demócrata. Y lo hace de la única manera que sabe: tratando de estrechar la mano de todos en el estado. En 36 horas, asistió al servicio religioso, habló con padres de niños asesinados por la violencia armada, se reunió con refugiados nicaragüenses, almorzó con demócratas haitiano-estadounidenses y recorrió negocios cubano-estadounidenses en la Pequeña Habana con su nueva prometida.

Los demócratas en Florida, completamente excluidos del gobierno estatal durante más de dos décadas, están desesperados por tener poder para frenar la sacudida hacia la derecha del estado, pero se enfrentan a un gigante de la recaudación de fondos y una estrella republicana en ascenso: el gobernador Ron DeSantis. Mientras tanto, el país está resentido con el presidente Joe Biden y algunos candidatos demócratas se distancian de su abanderado de cara a las elecciones intermedias.

Sin embargo, Crist no solo recibe a Biden con los brazos abiertos, sino que canaliza el manual de estrategias de campaña del presidente. Al igual que Biden en 2020, se postula para restablecer el civismo, una apuesta de la que suficientes votantes republicanos independientes y moderados están agotados por la política divisiva de la administración republicana en turno. Crist juega con sus antecedentes bipartidistas, a veces, incluso apoyándose en sus raíces republicanas, con la esperanza de que los votantes se reúnan en torno a una cara familiar con un historial de trabajo al otro lado del pasillo.

Hace un año, la entrada de Crist en la carrera fue recibida con un suspiro por parte de muchos demócratas estatales listos para sangre más joven y caras nuevas. Pero a medida que se envían boletas por correo para las elecciones primarias del 23 de agosto en muchos condados de Florida, las fuerzas del partido se han unido en torno a la estrategia de Crist. Cuando faltan unas cinco semanas para las primarias, Crist ha construido una sólida ventaja en la recaudación de fondos y cuenta con el respaldo de más de 100 funcionarios demócratas electos y el respaldo de sindicatos y líderes progresistas por igual.

Crist lanzó este jueves su primer anuncio estatal de la campaña centrado en DeSantis, no en su principal oponente en las primarias, la comisionada estatal de Agricultura Nikki Fried. En otra señal, Crist ya prepara para las elecciones generales, su campaña ha hecho una reserva de ocho cifras de tiempo al aire en medios para el otoño, según pudo saber CNN.

“Quien tenga la mejor oportunidad es a quien tenemos que nominar”, dijo el representante estatal Carlos Guillermo Smith, un demócrata y líder LGBT de Orlando que respaldó a Crist el mes pasado. “Las apuestas son demasiado altas”.

Biden enmarcó la carrera de 2020 como una “batalla por el alma de Estados Unidos”. Crist, quien ha mencionado la Regla de Oro en los actos de campaña durante más de una década, enmarcó la carrera como “no la derecha contra la izquierda, es el bien contra el mal”.

“Hay una similitud, por supuesto”, dijo Crist a CNN. “Buena experiencia, corazón cariñoso. Creo que la gente está hambrienta de eso”.

“Pero soy de Florida”, agregó. “Y, Dios bendiga al presidente, pero él es de Delaware”.

Thomas Kennedy, un activista de Miami y miembro del Comité Nacional Demócrata conocido por interrumpir los eventos de DeSantis, dijo que cree que Crist es un buen contraste para DeSantis, un favorito conservador que ha llevado el estilo de confrontación del expresidente Donald Trump a Tallahassee.

“La gente está cansada de la toxicidad y el partidismo”, dijo Kennedy en el evento en el que Crist prometió ayudar a los inmigrantes nicaragüenses a obtener estatus protegidos temporales para permanecer en Estados Unidos. “Hay tanta mezquindad en el estado en este momento. Es similar a Biden”.

No todos están a bordo. Fried, la única demócrata en un cargo electo en todo el estado, ha construido su campaña en torno a la promesa “Algo nuevo”. Sus aliados se apresuran a señalar que Crist, como candidato demócrata en 2014, no pudo vencer al entonces gobernador Rick Scott y que, aunque la estrategia de Biden resultó exitosa en su carrera de 2020, perdió Florida ante Trump por un margen considerable. Mientras tanto, Fried ganó el cargo hace cuatro años en un ciclo en el que todos los demás demócratas que se postulan en todo el estado perdieron.

“La definición de locura es hacer lo mismo y esperar un resultado diferente, y nuestro partido tiene un historial de esa locura”, dijo Evan Ross, consultor demócrata y partidario de Fried con profundos vínculos con la gran comunidad judía del sur de Florida. “Charlie Crist sería el pináculo. Si estamos lo suficientemente locos como para nominarlo, creo que será una de nuestras peores derrotas en la historia del estado”.

Crist descartó el 2014 como un mal año para los demócratas en todas partes. Señaló que perdió la carrera por menos de 1 punto porcentual y desde entonces ha superado a la parte superior de la boleta demócrata tres veces en camino a ganar su escaño en la Cámara de Representantes en el área de Tampa Bay. Los asesores de Crist también prometieron una sólida campaña de los demócratas este año, a diferencia de 2020, cuando los demócratas reconocen que Biden estaba más centrado en otros estados en disputa.

Cuando se le preguntó qué había aprendido de su última derrota estatal, Crist respondió: “Ve más al norte de Florida”.

Pero incluso algunos partidarios de Crist se preguntan si su tipo de política puede ganar una batalla cara a cara contra DeSantis, quien busca una victoria aplastante para reforzar su currículum antes de una posible candidatura a la presidencia en 2024.

“Todo el éxito de Charlie fue por ser amable. Y eso funciona hasta que deja de funcionar. Los republicanos no juegan”, dijo John Morgan, abogado de Orlando y viejo amigo de Crist. “No hay un hueso malo en el cuerpo de Charlie. DeSantis es un peleador con nudillos de bronce en una mano y una navaja en la otra”.

CNN se ha comunicado con la campaña de DeSantis para solicitar sus comentarios.

Política minorista 101

El sábado antes de su aparición en la iglesia, Crist se puso una guayabera cubana tradicional y recorrió las festivas calles de la Pequeña Habana en Miami con los ojos muy abiertos y curioso, a pesar de ser una parada icónica para campañas pasadas en Florida, incluida la suya. Una banda cubana le había dado una serenata a él y al senador de Arizona John McCain ahí en 2006. Desfiló en un convertible en 2007. Abrió una oficina de campaña ahí en 2014.

Dentro de una cafetería cubana, Crist observó a un trabajador tostar frijoles y luego se presentó a los clientes, incluido Matt Granat, un diseñador gráfico de Palm Beach Gardens, quien había identificado al exgobernador desde el otro lado de la sala. Fuera del alcance del oído de Crist, Granat le dijo a CNN que se inclinaba por votar por Fried.

Crist y su prometida, Chelcee Grimes, observan cómo se tuestan los granos de café en La Colada Gourmet en Pequeña Habana en Miami el 9 de julio de 2022.

“Ella me parece alguien que ha sido una piedra en el zapato de DeSantis”, dijo Granat. “Cambió de partido, así que no estoy seguro de él”.

Diez minutos más tarde, Crist regresó después de conocer a una docena de personas y le entregó a Granat una calcomanía en el parachoques. “Matt, quiero que tengas esto”.

Granat parecía impresionado: “Vaya, se acordó de mi nombre”.

“Necesitas una identificación con tu nombre para hacer esto en un estado de este tamaño”, le dijo Crist más tarde a CNN. “Es difícil ser reconocido a menos que hayas hecho lo que yo hice”.

A medida que Crist se apoya en viejas conexiones y un toque personal, Fried ha construido un seguimiento en línea a través de chats nocturnos en Twitter con su audiencia, videos cuidadosamente editados que destacan el pasado republicano de Crist y capturan momentos virales en la campaña electoral. Los dos debatirán por primera y única vez el 21 de julio.

“Charlie ha estado haciendo esto durante 30 años. Tiene relaciones que se remontan a décadas”, dijo Fried. “Y muchas de mis relaciones son más nuevas y la gente sabe que no soy una demócrata típica, lo que significa que defiendo las cosas de manera diferente, hablo de manera diferente y no juego con la política interna del partido. Y desafortunadamente eso es lo que hace Charlie. Yo no juego. Él ofrece posiciones a la gente, hace tratos, y no estoy dispuesta a hacer eso”.

Crist reacciona después de probar una bebida de café helado en La Colada Gourmet en Miami el 9 de julio de 2022.

Fried ha aprovechado la indignación demócrata por la eliminación del derecho federal al aborto por parte de la Corte Suprema de EE.UU. para impulsar una campaña que se ha visto acosada por reestructuraciones de personal, recaudación de fondos deslucida y una queja de ética por divulgaciones de ingresos anteriores. Dijo que, como mujer, está en una posición única para capturar esta ola de energía revitalizada de los votantes demócratas.

“Estoy hablando con muchas mujeres de todo el estado”, afirmó Fried. “Todas se volvieron hacia mí con una voz colectiva, diciendo: ‘Tienes que ganar, eres nuestra protectora y nuestra luchadora'”.

Crist, mientras tanto, tiene una historia complicada y conflictiva sobre el aborto. Se ha llamado a sí mismo “pro-vida” en el pasado. Explicó a una estación de televisión de Florida a principios de este año: “Sigo siendo pro-vida, lo que significa que estoy por la vida. Espero que la mayoría de la gente lo sea”. Recientemente dijo que lamentaba haber designado a la Corte Suprema estatal a un par de jueces que han fallado para mantener las restricciones al aborto.

Sin embargo, Crist ha sido un voto confiable a favor del derecho al aborto en la Cámara de Representantes, y ha obtenido el respaldo de Barbara Zdravecky, ex directora ejecutiva de Planned Parenthood of Southwest and Central Florida, y Alex Sink, ex directora financiera electa del estado que fundó una organización que recluta y capacita a mujeres demócratas que apoyan el derecho al aborto para postularse para cargos públicos.

“Simplemente creo que ciertamente está mejor preparado para ser gobernador y hacer las cosas que necesitamos que haga”, dijo Sink, quien perdió un intento de suceder a Crist como gobernador en 2010. “Pero también está mejor preparado para ganar y recaudar el dinero para librar la lucha contra DeSantis”.

La representante estatal Anna Eskamani, una abierta defensora del derecho al aborto, desestimó públicamente la candidatura a gobernador de Crist cuando lo anunció por primera vez en mayo del año pasado, llamándolo tibiamente “mejor que DeSantis”. Pero Crist trabajó para convencerla de su buena fe progresista. Organizaron eventos juntos para oponerse a un proyecto de ley estatal que limitaría la energía solar residencial y para luchar contra las políticas fiscales de DeSantis. Eskamani se sorprendió de cuántas personas que se presentaron conocían a Crist.

“Ese nombre de identificación, por supuesto, puede desencadenar diferentes emociones, hay confianza ahí y me recuerda a Joe Biden”, dijo. “Definitivamente no predije que estaríamos allí, pero esto es Florida”.

Apoyándose en los votantes negros

Al igual que lo hizo Biden, la campaña de Crist confía en que su familiaridad con los floridanos negros lo llevará a través de las primarias. Los votantes negros representan el 30% de los demócratas registrados en el estado y han sido fundamentales para determinar el candidato del partido en elecciones pasadas.

A pesar de ganarse el apodo de “Chain Gang Charlie” por defender el regreso de los equipos de trabajo encadenados de las prisiones como senador estatal en la década de 1990, Crist ha construido conexiones duraderas con líderes estatales afroamericanos y caribeños. En el almuerzo con los demócratas haitiano-estadounidenses, la representante estatal Marie Paule Woodson, quien nació en Haití, respaldó con todas sus fuerzas a Crist y expuso lo que está en juego para noviembre.

Crist coloca calcomanías de campaña alrededor de una mesa antes del almuerzo del Club Demócrata Estadounidense Haitiano de Broward en Fort Lauderdale, Florida, el 10 de julio de 2022.

“Si no se despiertan y ayudan a Charlie a ser el próximo gobernador, todos y cada uno de ustedes estarán sentados en la parte trasera del autobús”, dijo.

Crist respalda la legalización y despenalización de la marihuana y ha prometido restaurar los derechos de voto de los delincuentes que han cumplido sus sentencias. Pero a medida que se posiciona para las elecciones generales, Crist también ha buscado distanciarse de algunas de las retóricas más divisivas del flanco izquierdo de su partido sobre la policía. 

En un desayuno organizado por Florida Parents of Murdered Children, un grupo de defensa predominantemente negro para familias víctimas de homicidio, Crist recibió un giro inesperado en el atril, cuando llamó a la sala para reconocer una mesa de agentes de policía. Prometió como gobernador destinar fondos a la aplicación de la ley para detener “estos crímenes horribles que ocurren en todo nuestro país”.

“Sabemos que a veces, ya sabes, han sucedido cosas extrañas en las fuerzas del orden como en Minneapolis y George Floyd, pero eres bueno”, dijo Crist a la mesa. “Eres bueno”.

Aramis Ayala, la primera fiscal estatal negra de Florida y la oradora principal del evento, pareció sorprendida por los comentarios de Crist. Ayala, quien se ganó la reputación de reformadora, publicó una vez una lista de agentes en los que no se podía confiar para testificar en casos penales. Durante su turno al micrófono, denunció el “encarcelamiento masivo de personas negras y morenas”. Para entonces, Crist estaba en camino a su próximo evento.

Cuando CNN le preguntó sobre los comentarios de Crist, Ayala, quien se postula para fiscal general de Florida, dijo: “Cada persona debe tener su propio mensaje. Si es el gobernador, tiene que explicar lo que va a hacer y yo debo explicar lo que haría”. Se negó a decir por qué candidato demócrata tiene la intención de votar en agosto.

Fried se ha ganado el respaldo del Caucus Negro Demócrata de Florida y los Demócratas Universitarios de Florida, lo que indica que su campaña se ha afianzado en las bases del partido.

Camara Williams, abogado de Florida y organizador comunitario, presentó recientemente a ambos candidatos en su podcast de política y cultura negra. Le dijo a CNN que no estaba impresionado por las frases ingeniosas de Crist y pensó que el demócrata se basaba en una mentalidad anticuada para llevar a los votantes negros a las urnas. Crist dijo que traería al ex presidente Barack Obama para hacer campaña por él.

Cuando Williams sugirió que algunos votantes negros piensan que DeSantis ha ayudado a su posición económica al mantener los negocios abiertos durante la mayor parte de la pandemia, Crist se burló.

“Dudoso,” dijo Crist. “No para ti.”

“Escuché que los votantes negros dicen eso”, respondió Williams.

“Eso es una locura, hombre”, respondió Crist. Finalmente cortó la entrevista más corta que la hora solicitada.

La semana pasada Williams respaldó a Fried. Los dos hicieron clic durante una extraña entrevista de 70 minutos que abordó la agricultura negra, la riqueza generacional y la política sobre la marihuana. En una entrevista el mes pasado con CNN, Williams dijo que sentía que a Crist le faltaba autenticidad y que estaba subestimando a DeSantis.

“Él puede tener un lugar querido en los corazones de algunos votantes afroamericanos, pero si cree que eso traerá vientos favorables para que la gente se interese en su campaña, está equivocado”, dijo Williams. “DeSantis hará un buen trabajo al enviar mensajes a cierto sector de votantes negros debido a la economía. Hay que abordar eso”.

Crist se encogió de hombros ante la crítica. Los votantes negros lo conocen, insistió.

“Lamento que se sienta así”, dijo Crist sobre Williams. Tiene derecho a opinar. Pero no me conoce”.



Source link