(CNN) — Susie Wiles estaba en busca de su próximo reto cuando Donald Trump llamó a su puerta en la primavera.

Planear su regreso luego de que sus seguidores incursionaran violentamente en el Capitolio de EE.UU. el 6 de enero de 2021, se estaba convirtiendo en una tarea más complicada de lo que esperaba el expresidente, así que necesitaba a alguien que le diera forma a su caótica operación política. Trump, rodeado de asesores que, a su parecer solo se habían quedado para enriquecerse, comenzó a preguntar a sus amigos cercanos quién sería la persona a quien podría confiar una tarea tan poco envidiable.

“Después de todo el drama de su primer mandato y de las elecciones, todo el mundo se estaba enriqueciendo a través de Trump, y él odia eso. Después de que varias personas mencionaran su nombre, quedó claro que Susie no sería así”, dijo una persona cercana a Trump.

Wiles fue una elección intrigante desde el principio. Veterana de las campañas presidenciales de Trump, ya había demostrado su valía política en dos ocasiones, ayudándolo a conseguir una victoria en Florida en 2016 y luego a aumentar su margen de victoria allí en 2020. Aun así, fue una decisión curiosa para el expresidente, obsesionado con la óptica, hacer que su principal lugarteniente fuera una mujer mayor de 64 años que tiene por pasatiempo observar los pájaros y hornear pasteles, y que solo pidió que se cubrieran sus gastos de viaje cuando aceptó el cargo en marzo de 2021.

Pero mientras Trump prepara su esperada campaña de 2024, personas de todos los rincones de su órbita, desde fervientes negacionistas de las elecciones de 2020, hasta miembros del “establishment” republicano, dicen que Wiles puede ser la opción más sensata para dirigirla. CNN habló con 16 antiguos y actuales ayudantes y asesores de Trump y con personas cercanas a Wiles para este reportaje, muchos de los cuales la describieron como la profesional consumada, alguien que ha navegado hábilmente por las facciones del mundo de Trump, el “Señor de las Moscas”, sin hacerse enemigos, ganándose el respeto tanto de sus ayudantes más jóvenes en Mar-a-Lago como de las personalidades dominantes de su gabinete personal.

“El mundo de Trump es dinámico y volátil e innovador y siempre cambiante, y Susie es la roca”, dijo el diputado republicano de Florida Matt Gaetz, que conoce a Wiles desde hace años.

“La gente que le rodea, les guste Susie o no, todos están de acuerdo en que ella no crea problemas”, dijo Michael Caputo, un exfuncionario de la administración de Trump que es cercano tanto a Trump como a Wiles.

El dominio de Wiles de las actividades pospresidenciales de Trump, desde sus viajes a mitad de mandato y los apoyos de 2022 hasta la recaudación de fondos a través de sus diversos comités, también le ha valido elogios en Washington, donde algunos republicanos están decididamente menos entusiasmados con la perspectiva de otra candidatura a la Casa Blanca por parte del expresidente.

“Susie es una mujer de gran talento en un ámbito dominado por los hombres”, dijo la presidenta del Comité Nacional Republicano, Ronna McDaniel. “Su capacidad para navegar por entornos políticos difíciles para ejecutar los objetivos de la campaña y conseguir victorias republicanas es inigualable”.

Por supuesto, hay otra teoría para el ascenso meteórico de Wiles en las filas del mundo de Trump. Su complicada historia con Ron DeSantis ha dejado a algunos aliados de Trump con la impresión de que ella podría ser un activo si Trump se encuentra en una inesperada y competitiva primaria de 2024 contra el popular gobernador de Florida.

Wiles fue en su día una de las principales asesoras de DeSantis, pero fue expulsada abruptamente de su círculo íntimo en 2019 en medio de crecientes tensiones entre el dúo y luego fue despedida de la operación de campaña de Trump a instancias del gobernador. Más tarde fue reincorporada.

“Nunca la he oído arremeter contra DeSantis de forma despiadada, pero creo que es muy consciente de que él estuvo íntimamente involucrado en que [ella] fuera expulsada de la campaña de 2020”, dijo un actual asesor de Trump.

Como mínimo, fue suficiente para crear una fisura duradera en su relación, que según varias fuentes con conocimiento es prácticamente inexistente hoy en día. Pero algunos creen que la familiaridad de Wiles con DeSantis, especialmente sus potenciales debilidades como candidato, también podría ser útil en el futuro.

“No creo que el presidente Trump hubiera ganado Florida en 2016 sin Susie Wiles, y ella fue fundamental en la victoria de Ron DeSantis [como gobernador] en 2018. Ambos se beneficiarían de tener a Susie involucrada en una campaña de 2024”, dijo David Bossie, un viejo amigo y asesor de Trump.

“Sin duda” ella sería más leal a Trump en unas primarias, dijo Caputo. “Ella es tan firme como vienen, y creo que el presidente entiende que en Susie Wiles, tiene competencia y lealtad en niveles que son muy beneficiosos para él”.

Un portavoz de Trump y Wiles rechazaron por separado hacer comentarios para esta historia.

Una persona que lleva mucho tiempo en el mundo de Trump

Ser respetado y estar libre de escándalos en la órbita de Trump no es poca cosa. Antes de que Wiles se convirtiera en el jefe de gabinete de facto del ex presidente, cuatro hombres ostentaron el título en alguna capacidad durante su presidencia. Uno fue despedido a través de Twitter, dos se han convertido en críticos de alto perfil de su antiguo jefe y el último puede estar en serio peligro legal en medio de las revelaciones del panel de la Cámara que investiga la insurrección del 6 de enero de 2021.

Wiles nunca se presentaría como la jefa de personal de Trump, prefiriendo pensar en sí misma como una asesora de confianza, pero casi todos en su círculo íntimo la ven como tal, incluidos sus hijos adultos, según personas familiarizadas con su pensamiento.

“Probablemente es la asesora que más tiempo lleva en el cargo. Cada vez que voy [a ver a Trump], ella está allí o se acaba de ir”, dijo Carlos Trujillo, un cabildero con sede en Florida que se desempeñó como embajador ante la Organización de Estados Americanos durante la administración de Trump.

Wiles, que no es golfista, pasa la mayor parte de su tiempo con Trump en las oficinas de su club de golf de Bedminster, Nueva Jersey o en el complejo de Mar-a-Lago. Las personas que hablan con Trump con regularidad afirman que a menudo interrumpe las conversaciones telefónicas para que Wiles entre en acción, lo que constituye un testimonio supremo de su valor. La semana pasada, Wiles se sentó a la derecha de Trump durante una reunión en Bedminster con el primer ministro de Hugría Viktor Orban, según una foto publicada por el portavoz de Orban.

“Siempre es: ‘Déjame traer a Susie aquí’ o ‘Asegúrate de decirle a Susie sobre eso'”, dijo Caputo.

Pero si necesita llevarle algo a Trump sin demora, se sabe que también hace su aparición en el green. “Ella misma se subirá a un carro y se dirigirá a Trump si necesita llevarle algo”, dijo uno de los asesores de Trump.

A diferencia de los anteriores guardianes de Trump, Wiles no vigila de cerca con quién habla, según varias personas familiarizadas con el asunto. Tampoco trata activamente de evitar el contacto con figuras marginales, dijeron estas personas. Eso incluye un elenco rotativo de personajes que consienten la obsesión de Trump con las elecciones de 2020 o le presentan periódicamente sus propias teorías conspirativas. La propia opinión de Wiles sobre si las elecciones fueron robadas es menos clara que la de su jefe, según múltiples personas familiarizadas con su pensamiento.

“No creo que ella crea que las elecciones fueron robadas”, dijo una persona cercana a Wiles. “Ella cree que nos ganaron por… no hacer un trabajo lo suficientemente bueno para detener a los estados en los aspectos regulatorios de la elección y que los demócratas fueron inteligentes y despiadados al utilizar la pandemia de covid-19 en su beneficio”.

Wiles “anda con cuidado”, dijo Caputo. “Tiene que interactuar con la gente que cree que [la elección fue robada], y la gente que no lo hace”. Varios asesores de Trump que participaron directamente en la organización del mitin “Stop the Steal” del 6 de enero o que colaboraron en sus esfuerzos por anular las elecciones de 2020 han sido objeto de un intenso escrutinio por parte de la comisión selecta de la Cámara de Representantes que investiga los disturbios en el Capitolio de Estados Unidos. A Wiles no se le ha pedido que testifique ante el panel, dijo a CNN una fuente familiarizada con el asunto, ni ha sido citada a declarar en otras investigaciones en curso relacionadas con la interferencia electoral.

Algunos de esos aliados están en las llamadas semanales que Wiles mantiene con el equipo político de Trump, cuando ella y su camarilla de asesores pagados discuten las primarias en el horizonte y cómo les va a los candidatos apoyados por Trump. Más recientemente, ha participado en conversaciones sobre cómo Trump puede posicionarse mejor para una tercera campaña presidencial. Wiles “está en todo”, como describió su papel un asesor de Trump.

Con el tiempo, estas llamadas le han ganado a Wiles el aprecio del resto del equipo de Trump. Se tomará el tiempo para elogiar a los ayudantes y asesores por su nombre por contribuir con ideas inteligentes y se asegurará de que todos estén al día sobre los próximos viajes de Trump, dijeron personas familiarizadas con las llamadas. Pero también se enfrentará a los fracasos.

“Susie es tan dulce que todo el mundo quiere complacerla -y tal vez eso sea parte de su astucia-, pero cuando tiene que disciplinar al variopinto grupo que es el mundo Trump, no se lo piensa dos veces”, dijo una de las personas cercanas a Trump.

Por encima de todo, lo que la distingue es la competencia de Wiles y la creencia del ex presidente de que no se está beneficiando de él, según algunas de las caras más antiguas dentro del círculo de Trump.

Como dijo un estratega demócrata de Florida: “Si yo me postulara a la presidencia, querría a Susie Wiles”.

Dejando su huella en la política del Partido Republicano

Wiles se ha ganado la reputación de decir verdades duras a los hombres poderosos. Algunas de las palabras más difíciles que ha tenido que compartir fueron con su padre, el difunto locutor deportivo Pat Summerall, durante una intervención en 1992 para enfrentarse a su alcoholismo.

“Papá, las pocas veces que hemos salido juntos en público últimamente, me he avergonzado de que compartiéramos el mismo apellido”, dijo Wiles en una carta que se leyó durante la intervención, según la autobiografía de Summerall de 2006. Las palabras hicieron que se le doblaran las rodillas, escribió Summerall. Solo después de escuchar a Wiles, el expateador de la NFL y legendario locutor aceptó ingresar en el Centro Betty Ford para recibir tratamiento.

Para entonces, Wiles ya había iniciado un exitoso camino en la política. No fue el activismo universitario, ni Ronald Reagan, ni un momento trascendental lo que la atrajo. El ámbito hipercompetitivo de la política simplemente le pareció algo natural a Wiles, que había crecido con dos hermanos además de ser la única hija de un atleta profesional. En 1979, fue contratada como asistente del representante estadounidense Jack Kemp, excompañero de equipo de Summerall en los New York Giants. A continuación, se sumó a la campaña presidencial de Reagan en 1980 como programadora.

Tras unos años en la administración de Reagan, Wiles inició una carrera de consultora en su noreste de Florida. Pronto se convirtió en una poderosa actora en el condado de Duval, junto con su entonces marido Lanny Wiles, que también era activo en la política republicana de Florida (se divorciaron más tarde en 2017). Allí, dirigió la oficina de distrito de la legisladora estadounidense Tillie Fowler, republicana, antes de asesorar a sucesivos alcaldes de Jacksonville, mientras criaba a dos hijas.

“Rara vez he conocido a alguien con su instinto para la política y las leyes y donde se cruzan”, dijo John Delaney, el primero de esos alcaldes, que se apoyó en Wiles para vender a los votantes una subida de impuestos multimillonaria para modernizar la ciudad. “Sabe lo que hay que magnificar para que resuene en el público”.

Después de dos décadas en el Ayuntamiento de Jacksonville y sus alrededores, en 2010 le pidieron a Wiles que se reuniera con un antiguo ejecutivo del sector sanitario llamado Rick Scott. Novato en la política y torpe orador en público, Scott había lanzado en el último momento una candidatura del Partido Republicano a gobernador de Florida, autofinanciada, contra el fiscal general del estado, Bill McCollum, gran favorito con el apoyo de la mayoría de los republicanos.

“Le dijimos: ‘Oye, tenemos a un tipo que nadie conoce, vamos perdiendo por 50 puntos, ven a unirte a nosotros'”, dijo Curt Anderson, uno de los principales estrategas de la campaña de Scott. “Ella fue capaz de entrar inmediatamente y aportar un nivel de organización que mantuvo a la gente en la tarea”.

Con la fortuna de su candidato a su disposición, Wiles logró una sorpresa sobre McCollum y el establishment del Partido Republicano. Scott logró una victoria estrecha en las elecciones generales. (Ahora es el senador junior del estado).

Anderson recordó que, antes de conseguir la victoria de Scott en 2010, los operativos republicanos habían advertido a Wiles y a los demás asesores de la campaña: “Se arrepentirán de esto y no volverán a trabajar en política”. Así que cuando Wiles se unió más tarde a Trump, en una campaña que sus compañeros consideraban condenada, entraba en territorio conocido.

Los dos se conocieron durante una cita en la Torre Trump organizada por el entonces jefe de Wiles, el lobista y recaudador de fondos Brian Ballard. En ese momento, la mayor parte de la clase política de Florida se había puesto del lado de los hijos nativos Jeb Bush o Marco Rubio en las primarias presidenciales del Partido Republicano. Wiles misma no parecía el tipo de Trump. Había dirigido la fugaz campaña presidencial de 2012 de Jon Huntsman, cuyo enfoque político de alto nivel era antitético a Trump, y luego ayudó a la campaña presidencial de Mitt Romney en Florida ese año.

Tim Miller, que asesoró la campaña de Huntsman, dijo que era “extraño” ver a Wiles alinearse con Trump.

“Estábamos haciendo una campaña sobre la modernización del Partido Republicano, y nos presentamos sobre el cambio climático y ser decentes con los inmigrantes”, dijo Miller, un crítico vocal del abrazo del Partido Republicano a Trump. “No se puede pensar en una campaña más alejada de la de Donald Trump que la de Huntsman”.

Pero Wiles consideró que el partido necesitaba una sacudida desde el exterior. Los dos congeniaron, aunque al principio Trump no estaba convencido de que su campaña necesitara una persona a tiempo completo en Florida.

Eso cambió después de que Trump se asegurara la nominación. Insatisfecho con su principal estratega en Florida, Karen Giorno, los asesores de Trump lo convencieron en septiembre de 2016 de que considerara incorporar a Wiles a su campaña.

“Susie fue contratada para que se encargara de las comunicaciones en el campo de batalla a medida que la campaña se ampliaba”, dijo Bossie, que entonces era su subdirectora de campaña.

Al principio, Wiles no encajaba bien con el estilo de Trump. “A él le gusta alguien que pueda comandar una habitación y encajar en el papel que ve en su mente, y aquí está esta señora de pelo gris”, dijo una fuente a CNN. “No es la que se elige del casting central”.

La tensión estalló en las últimas semanas de la nominación después de una recaudación de fondos en su campo de golf de Doral, cuando Trump, convencido de que iba a perder Florida y culpando a su equipo de campaña sobre el terreno, descargó su enojo sobre Wiles durante una reunión nocturna, según tres fuentes con conocimiento del incidente. Wiles se preguntó si debía renunciar, dijo una de las fuentes, y él consideró dejarla ir apenas 10 días antes de las elecciones.

“En sus palabras, fue una forma en la que nunca le habían hablado en su vida”, dijo una persona cercana tanto a Wiles como a Trump.

Pero la eventual victoria de Trump en Florida le valió a Wiles la reputación de ser una talentosa arregladora y una experta en el Estado del Sol. Así que en 2018, cuando la elección de Trump para gobernador de Florida, DeSantis, entonces un excongresista, tenía dificultades en la recta final de la campaña, se le pidió a Wiles una vez más que se hiciera cargo. Con ella al mando, DeSantis consiguió una victoria de 32.000 votos, la elección para gobernador más reñida de la historia del estado.

Poco después, empezaron los problemas.

Distanciamiento público

DeSantis asumió el cargo como un relativo desconocido en Tallahassee y en el insular mundo del gobierno estatal de Florida. Para guiar su transición, recurrió a Wiles, que también dirigía su operación política, y a Gaetz, antiguo legislador estatal antes de ser elegido al Congreso y cuyo padre había reinado como poderoso presidente del Senado estatal. Juntos, Wiles y Gaetz construyeron la administración de DeSantis, entrevistando a posibles jefes de departamento desde su casa en Ponte Vedra Beach, donde mataban el tiempo observando las aves en el estuario de su patio trasero, dijo Gaetz.

DeSantis tuvo un comienzo rápido, ganando la atención nacional por su estilo de gobierno mientras recaudaba dinero a un ritmo impresionante. Pero entre bastidores, surgió un abismo entre él y Wiles. Una persona cercana a DeSantis dijo que la esposa del gobernador, Casey, una voz influyente en su órbita, cuestionó en privado si Wiles era más leal a los clientes de cabildeo de Ballard, y la pareja se volvió escéptica de las lealtades de las personas que había contratado. Depuraron a los empleados que consideraban demasiado cercanos a Wiles y marginaron su papel en su operación política.

Luego vino una revelación, esbozada en comunicaciones internas publicadas por el Tampa Bay Times en septiembre de 2019, de que el comité político de DeSantis había planeado vender acceso al gobernador a los donantes, incluyendo US$ 100.000 para jugar al golf en privado con él o US$ 250.000 para una reunión íntima. Wiles había sido la autora de uno de los memorandos, que dejaba claro que DeSantis y su esposa aprobaban el plan de recaudación de fondos. DeSantis le echó la culpa a Wiles y la apartó de su círculo, aunque nunca le explicó por qué, según una fuente.

Trump entonces retiró a Wiles de su equipo de reelección a instancias de DeSantis, confirmaron múltiples fuentes. Ella se alejó de Ballard Partners, alegando problemas de salud.

En cuestión de días, la operadora política más exitosa de Florida se quedó sin trabajo.

“Fue duro para ella tanto personal como profesionalmente”, dijo Delaney.

Caputo, el asesor de Trump, calificó de “terrible error” de DeSantis dejar ir a Wiles. Una fuente que trabajó para el gobernador comentó en 2019 a un reportero que ahora trabaja en CNN: “¿Cómo echas a Susie Wiles de tu círculo íntimo si quieres ser presidente de EE.UU.?”

Wiles se mantuvo al margen hasta el verano de 2020, cuando Trump vio que los sondeos sugerían que tenía problemas para perder Florida frente a Joe Biden. Varias personas presionaron para que Trump trajera de vuelta a Wiles, y él comenzó a hacer flotar la idea en las conversaciones. Bossie intentó que DeSantis se sumara, pero el gobernador se opuso enérgicamente a su recontratación. Mientras tanto, Ike Perlmutter, el multimillonario donante republicano que posee una casa cerca de Mar-a-Lago, se puso del lado de DeSantis y presionó fuertemente a Trump para que lo reconsiderara en múltiples ocasiones, según dijeron a CNN fuentes familiarizadas con esas conversaciones. Pero Trump se había decidido.

“Trump básicamente dijo que Susie dirigiendo su operación de Florida en 2020 era la respuesta correcta. Primero preguntó: ‘¿Qué te parece si hacemos esto?’ y luego la conversación pasó a que Trump básicamente dijera: ‘Vamos a hacer esto'”, recordó una fuente familiarizada con las conversaciones de Trump y Perlmutter.

Un portavoz de la campaña de DeSantis no respondió a una solicitud de comentarios sobre la relación del gobernador con Wiles. Varios expertos políticos de Florida se negaron a hablar con CNN sobre la saga DeSantis-Wiles de forma oficial, citando la preocupación de que ellos o sus clientes pudieran enfrentarse a represalias por parte del gobernador.

El regreso de Wiles a Florida fue un “cambio de juego”, dijo una fuente familiarizada con las operaciones allí. Trump le dio una enorme libertad para dirigir su operación en Florida, incluyendo recursos para dirigirse a los votantes que no eran tradicionalmente republicanos, como los latinos, los padres de la comunidad negra y los residentes judíos en los bastiones demócratas. En Florida, los demócratas tenían tradicionalmente una ventaja durante la votación anticipada de los domingos, cuando las iglesias negras organizaban campañas electorales “Souls to the Polls”. El equipo de Trump en Florida puso en marcha “Believers and Ballots” (Creyentes y papeletas) para llevar a los cristianos blancos de la iglesia a los lugares de votación anticipada, y obtuvo buenos resultados.

Un operativo del Partido Republicano en Florida dijo: “Fuimos el único estado que obtuvo exactamente lo que pedimos de Trump. Y eso fue todo [Wiles]”.

Al final, aunque Trump perdió por poco la mayoría de los estados indecisos, ganó Florida por un saludable margen de 4 puntos.

“Es como el Muhammad Ali político”, dijo el senador estatal Joe Gruters, presidente del Partido Republicano de Florida. “Por eso el presidente confía en ella y trabaja con ella sobre la base de que ya lo ha logrado y probablemente lo logrará en el futuro”.

Una “campaña difícil” por delante

Con Trump y DeSantis potencialmente encaminados a una colisión en 2024, algunos republicanos cercanos a ambos creen que Wiles podría ser un factor X para Trump. Ella conoce mejor que la mayoría los puntos fuertes de DeSantis y dónde están sus vulnerabilidades, y ha desarrollado una profunda lealtad a Trump, dicen personas cercanas a ella.

Wiles también tiene un historial de victorias inesperadas que querrá preservar si acepta un papel de alto nivel en otra campaña de Trump, lo que podría ser notablemente difícil debido a su edad, los crecientes problemas legales, y un empuje emergente por parte de prominentes líderes republicanos para unas primarias concurridas del Partido Republicano. Los funcionarios del Departamento de Justicia están investigando actualmente las acciones de Trump que condujeron al 6 de enero como parte de su investigación criminal sobre los esfuerzos para subvertir el resultado de las elecciones de 2020, mientras que hay una investigación separada en Georgia sobre la posible intromisión criminal en los resultados electorales del estado por parte del expresidente.

“Este será probablemente uno de sus últimos actos en el mundo de la política”, dijo uno de los asesores de Trump.
“Va a ser una campaña difícil, digan lo que digan”, añadió Caputo. “[Trump] necesitará 25 Susie Wiles”.

Mientras que algunos aliados de Trump temen que DeSantis se convierta en otro obstáculo para la búsqueda del expresidente de un segundo mandato, Wiles, en sus conversaciones con personas de la órbita de Trump, ha restado importancia al gobernador. Es conocida por decir: “Tú corres tu carrera”, un mantra para centrarse en tu propia campaña y no en la del otro equipo y se muestra desdeñosa cuando sus aliados le preguntan por el estado de su relación con el gobernador de Florida.

“Estoy seguro de que ella sabe algunas cosas con las que Ron no querría tener que lidiar, pero es inteligente y sabe que su credibilidad está en juego, así que no saldrá a vender rumores e insinuaciones”, dijo una de las personas cercanas a Wiles.

Sin embargo, Wiles y DeSantis no se hablan. DeSantis intentará ganar la reelección este otoño sin Wiles en su equipo, aunque pocos esperan que la necesite.

En Mar-a-Lago, sin embargo, Wiles es considerada indispensable. Incluso en el ambiente despiadado que Trump ha cultivado a su alrededor, donde la unanimidad es rara, sus ayudantes y asesores más cercanos consideran a Wiles como una mano firme en uno de los períodos más tumultuosos de su carrera política.

“De todas las personas que han dirigido su operación política, ella ha hecho, por mucho, el mejor trabajo, y no sé si está especialmente cerca en muchos aspectos”, dijo uno de los actuales asesores de Trump.

Parecería, pues, que Wiles sería una opción obvia para dirigir la próxima campaña de Trump si éste decidiera seguir ese camino. Pero lo más predecible de Trump es que le encanta ser impredecible.

“¿Predeciría que la dirigiera? Sí”, dijo una fuente cercana a Trump. “¿Me sorprendería que la despidieran mañana? No. Así es el mundo de Trump”.





Source link